Testimonios

«Pablo, tú eres un héroe»

Esta carta la escribe Jose Manuel Cajigas a Pablo, hijo de Aquilino. ** Un día de marzo te he visto llorar, y tu sufrimiento ha arrastrado al mío. Tú has llorado…

1
Testimonios

¿Qué hice mal?

Este texto nos lo envía Aquilino Melgar, una de las personas que forman parte del grupo de autoyuda que dirige María Aranzadi. ** He llegado a entender que la adicción es una…

2
Testimonios

«Sí, se vuelve a vivir»

Este texto nos lo envía Merce Torres Crespo. ** Cuando la madre de un adicto entra por primera vez a una terapia familiar, lo hace llena de miedo, tristeza e…

2
Testimonios

«Ahora le digo «te quiero», sin que eso signifique dejar de quererme a mí»

Este texto nos lo envía Eva Llorens. ** Recuerdo ser muy pequeña, jugar con mi hermano mayor, mi protector, el que me robaba el mando del televisor pero me defendía…

Testimonios

«Parecía que me habían cambiado de hermano»

El viernes 1 de febrero estando en terapia familiar, Marta, la hermana de un paciente, quiso compartir una carta que había escrito a su hermano. Marta con 15 años, en…

1
Testimonios

Mi vida contigo

(Ana, he elegido esta obra de Marina Anaya porque transmite muy bien lo que quiero para ti, ojalá encuentres alivio pronto. Gracias por la valentía de escribir y mandarnos este…

1
Testimonios

Arte para transformarnos

Al llegar a la estación de Sants aquella silenciosa mañana gris, con andar lento, triste, nos preguntábamos si seríamos capaces de afrontar un nuevo paso. Solo era un paso, pero…

1
Testimonios

«Me dijo que papá estaba enfermo»

Descubrí que mi padre bebía cuando tenía ocho años. Yo acababa de llegar a casa, podía ir andando desde el colegio porque estaba relativamente cerca. Dejé la mochila tirada y…

Charlas

¿Eres una mujer codependiente?

¿Justificas a tu pareja por las faltas que comete? En lugar de hacer lo que quieres tú ¿haces lo que quiere tu pareja? ¿Te cuesta mucho trabajo tomar decisiones? ¿Te…

1
Testimonios

«¿Me hubiera hecho tanto daño si no llega a tomar drogas?»

Solía pasar mucho tiempo tratando de averiguar de qué humor estaba. Cualquier gesto me servía para anticipar lo que vendría después: «¡Eres igual que tu madre, una subnormal limitada!». Podía…