Hay una frase de Dickens que dice: «Nadie que haya aliviado el peso de sus semejantes habrá fracasado en el mundo».

Hoy quiero dedicar este texto a todas aquellas personas que aliviáis, con vuestra cercanía, el peso que llevo yo. Los primeros que me venís a la cabeza y con los que me emociono solo haciendo un breve repaso de este último año, sois aquellos que convivís de una manera u otra con un paciente adicto.

Durante los últimos meses, nos habéis mandado escritos con vuestros testimonios. Como la mayoría sabéis, yo estuve escribiendo sobre mi experiencia durante algunos años. Recuerdo lo duro que se me hacía volcar sobre el papel todas mis miserias, y al mismo tiempo, la liberación que podía sentir después de hacerlo. He vibrado con cada letra, con cada emoción contenida, con todas y cada una de las lágrimas que se escondían entre las líneas que habéis escrito.

He sentido un agradecimiento infinito ante vuestra valentía y determinación. He podido ver a mi familia en vosotros. He podido verme a mí a través de vuestras palabras. En definitiva, habéis logrado que yo me conozca un poco más y que mi corazón se llene de esperanza, habéis aliviado mi peso.

Tengo la firme convicción de que para encontrar alivio se necesita a los demás. Su calidez, su amor y su esperanza. Confiar en el otro hace que descansemos un poco de nuestra propia carga. Y eso es lo que he podido observar que ocurre en los grupos de autoayuda. Me ilusiona muchísimo ver las relaciones que se generan entre vosotros y cómo, casi sin daros cuenta, cambiáis la vida del recién llegado. Del que acaba de ingresar a su hijo en desintoxicación y está atrapado en esa oscuridad a la que todos hacéis referencia al llegar. Es emocionante ver la confianza que habéis ganado y la necesidad de transmitírsela al otro. Es justo lo mismo que me llevó a mí a escribir y, finalmente, a articular toda esa necesidad en forma de fundación.

Por eso creo que podemos decir que este 2017 ha terminado cargado de cosas buenas y resultados bonitos. Son varias las actividades que hemos llevado a cabo: charlas, artículos de divulgación, testimonios, acuerdos maravillosos que nos han aportado recursos y, por supuesto, la gestión de los grupos de autoayuda que dirige mi madre. Esos espacios donde os hemos conocido y donde estamos creciendo tanto todos juntos. Aquí tenéis la información sobre lo que hemos hecho a lo largo de todo el año.

Quiero agradecer también con mucho cariño todo el trabajo que ha realizado Xavi (Ex.Estudi) con el diseño corporativo y Rut con el diseño del blog y de los distintos elementos de comunicación. Por supuesto, a los colaboradores que dedican horas a buscar y traducir a un lenguaje más accesible, los distintos artículos científicos que tratan sobre temas relacionados con la adicción. Y también a aquellos que dedicáis tiempo a dejarnos comentarios después de leer los posts, es una gozada sentir que estáis detrás de la pantalla. Incluyo, por supuesto, a los varios miles de seguidores que tenemos en las redes sociales y que, cada lunes, con un compromiso precioso, compartís los contenidos que vamos publicando.

Hemos tenido tres donantes este año pasado, nuestros primeros donantes y gracias a los cuales podremos poner en marcha el proyecto que estamos preparando para finales de este año. Gracias a todos ellos (Grupo Andilana, Ramón y Núria) estamos elaborando un buscador que colgaremos en la web para que cualquiera que necesite ayuda en adicciones pueda encontrar en su comunidad el recurso que busca. Será una herramienta única y trataremos de hacerla lo más completa posible. Para ello, yo conoceré de primera mano los centros, instituciones, fundaciones, clínicas, etc. que se dedican a tratar a pacientes adictos y coadictos, de cara a hacer una selección que podamos ofrecer aquí mismo. Sois muchas las personas que nos escribís solicitando este tipo de información, así que creo que será un buen recurso.

Finalmente, quiero transmitirle mi más sincero agradecimiento a Dori, mi ayudante, por toda su ayuda, su dedicación, su generosidad, su rigor en el trabajo y, sobre todo, su amistad. No hay trabajo que valga la pena si no le hace a uno crecer junto al otro.

Silvia y ama, gracias también a vosotras por estar a mi lado durante todo el año apoyándome en esta y otras actividades.

2 comentarios

Deja un comentario