Esta mañana he recordado una canción que solía escuchar cuando cerraba una etapa. Es un tema que me emociona, no sé muy bien si me produce tristeza, esperanza o una mezcla de ambas. Creo que es un adiós y un hola pidiendo paz y libertad, lo mismo que he hecho yo estos días de cierre y comienzo de año. Su melodía me recuerda quién fui y todo lo que he cambiado. Me agita suave por dentro como diciéndome «calma, respira y descansa por fin, ha llegado el momento de descansar». Y yo me calmo, respiro y me digo durante unos minutos lo valiente que soy y lo valientes que son los que decidieron acompañarme en este camino. Porque este último año lo merece, porque tú y yo lo merecemos. Pero no voy a hablar de mí, hoy quiero aprovechar para contaros qué me llevo de vosotros este año.

Si tuviera que quedarme con algo de lo que ha ocurrido, elegiría los grupos de autoayuda a los que acompaña mi madre. Me hace muy feliz ver cómo crecéis, cómo os apoyáis, cómo confiáis incluso en los momentos más difíciles. Ver la entrega de mi madre y la gratitud que mostráis siempre, hace que me sienta orgulloso y que viva con plenitud este proyecto. Para mí no hay nada más importante que compartir con el otro lo que uno es, lo que uno vive, su vulnerabilidad, miedo, esperanza y también alegría. Y vosotros lo habéis hecho, no solo en terapia, sino también en esta web. Lo hizo Rosa Mari cuando habló sobre su hijo, lo hicieron Maribel y María José cuando hablaron de su vida con sus respectivos maridos, como también lo hizo Cristina al expresar su dolor en la relación con su hermano o como Víctor cuando escribió sobre la vida que había llevado con su pareja. Hay que ser muy valiente para contar en internet lo que uno vive o ha vivido. Exponerse es complicado pero es la única manera de ir destruyendo el estigma asociado a la adicción.

A veces, a medida que vamos avanzando en el proceso de recuperación, queremos dejar atrás esos tiempos tan dolorosos en los que no podíamos pensar en otra cosa que no fuera drogarnos. Es tentador rehacer la vida y no mirar más esa horrible versión de nosotros mismos. Pero los que pasamos por esto, sabemos que no es buena idea, que es importante que recordemos y que reconozcamos. Xavi es terapeuta y sigue expresándolo porque sabe que además de ayudar a otros, se ayuda a sí mismo (gracias por hacerlo, amigo).

También me llevo mucho de esas personas que no han sufrido la adicción directamente pero que se interesan por estudiarla o por dar asistencia a las que sí la padecen. Una de ellas es nuestra querida Pilar, una más en esta casa. Por sus talleres de Arteterapia hemos pasado muchos de nosotros y sabemos lo cálida y bonita que es, creo que José Manuel estará de acuerdo conmigo (es un regalo tenerte, Pilar). Además, el espacio que hemos creado para las entrevistas va creciendo poco a poco y nos servirá para dar a conocer a profesionales que están trabajando en el sector. Esperamos que os resulte de ayuda.

Nada más por mi parte, sé que algunos queréis que escriba más sobre mi experiencia pero en este momento mi tiempo quiero dedicarlo a mirar a otros, a aquellos que no he mirado demasiado. No obstante seguiré aquí, como siempre, detrás de tu pantalla para lo que necesites.

Espero que este año sea un tiempo de paz y libertad, en el que juegues mucho y puedas ser sencillamente tú mismo.

2 comentarios

  • Aquilino Melgar

    Gracias por compartir tu experiencia; por compartir una plataforma que representa una inmensa ayuda a quienes estamos necesitados de ayuda en este camino de recuperación de nuestros familiares y de nosotros mismos; por compartir a tu madre de la que estoy aprendiendo que ayudar a los demás pasa por ayudarse a uno mismo y que la cercanía a tus seres queridos pasa, de forma paradójica, por conquistar el necesario desapego.

    Soy coadicto, padre de adicto en recuperación y sigo aprendiendo para desprenderme del sufrimiento inútil y de la “ayuda” equivocada. Gracias Oihan, gracias María, por acompañarnos es este camino.

Deja un comentario